Psicosoft - Tendencias en evaluación del liderazgo: Modelo 3P

7 reflexiones y un reto común: Convertirlas en hábitos

Desde que arrancó el año he leído en la red múltiples artículos de diversas fuentes que ofrecen una serie de ‘reflexiones para el 2013’. ¡Qué buenas muchas de ellas! Las he devorado con entusiasmo poniendo el optimismo que algunos de los autores solicitan y me he decidido a extractar las que me parecen más efectivas para incorporar al día a día profesional.

Un poquito más abajo está mi selección, que es fruto de una labor de síntesis muy difícil por el gran número de buenas ideas que he visto. Pero antes de leerlas me gustaría añadir que he reflexionado también sobre el modo de interiorizarlas y dotarlas de valor y he llegado al convencimiento de que la mejor manera es convertirlas en hábitos constantes y realmente aplicables a la cotidianidad profesional:

Dos frases a eliminar del vocabulario: “es imposible” y “no se puede”: Por eso es recomendable que cuando alguien te diga “no se puede” le preguntes: “¿No se puede o tú no eres capaz?” Aún mejor, pregúntatelo tú mismo cuando estés a punto de decir: “No puedo”.

Persona flexible, persona feliz: La rigidez es el peor enemigo de la felicidad porque te hace esperar que todo se produzca como tú quieres, cuando en realidad la vida es como es, con múltiples visiones y circunstancias. Establecerse el hábito de abandonar la perspectiva única para adoptar una perspectiva múltiple puede ayudarnos a ser mejores y más felices.

Si es fácil, probablemente no merece mucho la pena: Todo lo que quieres en la vida, suele estar más allá de la zona de confort. Muchos de nosotros, sin darnos cuenta, estamos instalados en zona de confort, sin pensar que si nuestra vida es demasiado cómoda, probablemente estemos estancados.

La paciencia siempre es cómplice del triunfo: La paciencia es, probablemente, la virtud más difícil de encontrar, pero seguro que podemos incorporar algún hábito que nos ayude a mejorar en esta faceta.

Rasgo que define a los perdedores natos: dedicar tiempo a criticar la vida de los demás: Personas de éxito, personas con diálogos internos positivos. Hay que cultivar hábitos mentales sanos. Por eso es muy saludable abandonar ese hábito nocivo de criticar y avanzar sin cuestionar las actitudes vecinas.

Personas de éxito, personas de FOCO: Lo importante no es dónde estabas ni dónde estás, sino dónde quieres estar. La dispersión es uno de los grandes enemigos en la consecución de objetivos. Como dijo Séneca, “No hay viento favorable para el navegante que no sabe a dónde va”.

Lo difícil no es el trabajo, lo difícil es la disciplina del trabajo: Como dice uno de los post de origen, “el dolor de la disciplina pesa kilos; el dolor del arrepentimiento, pesa toneladas”. Establecer sistemáticas, protocolizar tus comportamientos de éxito… buenas iniciativas para incorporar disciplina de trabajo.

Convertir estas reflexiones en hábitos es la única manera de hacerlas verdaderamente efectivas. Para que no queden en frases vacías, es imprescindible pensar en qué momentos ubicarlas, atomizar los comportamientos y hacerlos habituales para transformar todas estas frases en conductas repetidas de verdadero valor añadido.

En cualquier caso, estas son las que me han parecido más interesantes, pero os invito a que aportéis nuevas frases para que todos nos podamos enriquecer con ellas y trabajemos para incorporarlas a nuestros hábitos cotidianos.

Carmen Carvajal González
carmen.cg@psicosoft.com