Psicosoft - Recursos Humanos: Es el momento de pensar en productividad

Comunicación Mourinho vs. Comunicación Guardiola

Con motivo de los últimos enfrentamientos entre Real Madrid y Barcelona y en medio de toda la polémica que ha surgido en torno a los dos entrenadores, he estado pensando sobre la manera tan diferente en que Mourinho y Guardiola se dirigen a sus equipos. Es verdad que no podemos saber lo que cada uno dice en sus respectivos vestuarios, pero las declaraciones en rueda de prensa nos dan indicios sobre dos versiones muy distintas de influir en un equipo y de motivar para ganar.

Los resultados y los datos son en realidad neutros, sin alma. Quiero decir que son los que son y están sujetos a la interpretación que cada uno haga de ellos.  Un resultado, una estadística o un número pueden ser vistos e interpretados de muy diferente manera. En este sentido nuestros protagonistas nos ofrecen dos modos de actuar muy diferentes, realmente antagónicos.

Cuando Guardiola comunica, generalmente amortigua (“No nos creamos que…). En un estilo comunicativo que tiene muy mecanizado, recoge el dato, ya sea positivo o negativo, y lo suaviza. Su equipo lleva un tiempo cumpliendo objetivos y la situación demanda esa moderación. Cualquier ejemplo de los últimos dos años es válido: Guardiola trata de manejar el éxito con mesura para que su equipo no se relaje y siga siendo competitivo.

Mourinho, sin embargo, acelera con gran intensidad tanto lo positivo como lo negativo (Es increíble que…). En un movimiento comunicativo pendular, recoge el dato y lo instala en los extremos. Su equipo necesita cambios rápidos y resultados a corto plazo que demandan esa vehemencia. El último ejemplo ha sido la eliminatoria de Copa: Mourinho ha exagerado el resultado del primer partido para provocar un cambio de actitud de su equipo ante una situación adversa y complicada.

Entonces, ¿cuál de los dos estilos comunicativos es más adecuado? Más allá de preferencias futbolísticas o personales, y trasladando el ejemplo al mundo empresarial, la cuestión es que ambos pueden ser adecuados dependiendo del equipo y del momento.

Pero la gran pregunta es: ¿Alguno de los dos es sostenible en el tiempo?

Manuel Yañez Reinaldo
manuel.yr@psicosoft.com