Psicosoft - Nos han engañado con el mito de la actitud

¿El liderazgo es un arte…?

¿…En el que se aplica el budismo y la filosofía Zen?

Así lo piensa Thomas Cleary, autor de “El arte del liderazgo: Lecciones Zen”. Y no es el único. Es abrumadora la oferta formativa disponible, la abundancia de cursos, libros y seminarios que pretenden definir cómo debe SER un buen líder. ¿La solución para los directivos que tienen dificultades para dirigir a sus equipos está en el campo de la filosofía y los principios? ¿Hay que cambiar tu forma de ser para mejorar como líder? ¿El ejemplo de cómo dirigir acertadamente está en personajes del mundo deportivo, la gastronomía o del espectáculo?

No digo que sean reflexiones inválidas o inútiles. Digo que no es suficiente. Cualquiera puede hacer un trabajo mejor si alguien le señala cómo hacerlo mejor. Lo esencial es hacer lo adecuado. Los valores y filosofía son una referencia, pero tan alejada de la situación cotidiana que sólo sirven para una reflexión de medio o largo plazo.

Sorprende observar lo frecuente que es encontrar procedimientos, sistemática y pautas de actuación en áreas comerciales, atención al cliente y operativas. ¿Por qué hay tan poco de esto en el ámbito directivo? Cuando ascendemos a alguien a la posición de jefatura, le damos atribuciones y objetivos. Con suerte un curso de los típicos “Principios y valores de la filosofía del managment del futuro para un directivo ejemplar (con referencias a las dinámicas sociales de Atapuerca)”. Pero… ¿Quién le indica cuál es la operativa de su trabajo y cómo desarrollarla?

Aprendemos a dirigir mejor cuando revisamos nuestra forma de actuar y aplicamos una sistemática. Por ejemplo:

  • ¿Cada cuánto tiempo y bajo qué esquema reviso los resultados y los comunico al equipo?
  • ¿Cómo les explico en qué situación nos encontramos y cómo debemos actuar?
  • ¿Cómo analizo con un colaborador el trabajo que ha realizado y planteo medidas a poner en marcha?
  • ¿Cómo valoro el trabajo reciente de una persona del equipo y defino con él un plan de mejora?

Dirigir es una parte fundamental de la gestión de un negocio, y me entran escalofríos cuando me hablan de hacer negocios a base de filosofía y principios universales.

¿No será más cuestión de CÓMO dirigir? ¿Más sistemática/método y menos arte/filosofía?

Javier Potti Cuervo
javier.pc@psicosoft.com