Psicosoft - La fuerza del reconocimiento y la autoestima: Amígdala e hipocampo

¿Es posible generar confianza?

En un anterior post, Carmen Carvajal hacía mención a la pirámide de cinco valores que utilizamos en Psicosoft para construir nuestras relaciones profesionales. En primer lugar, es necesario construir una base sólida de respeto y transparencia entre los profesionales para ser capaz de subir al siguiente peldaño: la confianza. El reto no es menor en este momento porque ¿realmente podemos generar confianza? ¿Por qué confiamos más en una persona o en otra?

Hay una ecuación sencilla que sirve tanto para valorar cómo proyectamos confianza hacia los demás, como para darnos cuenta de por qué confiamos en las personas.

El primer factor que favorece la confianza está relacionado con las credenciales, es decir, cómo percibimos que la persona tiene los conocimientos, experiencia y habilidades sobre las que deposito mi confianza. El segundo factor está basado en el histórico de acciones que ha realizado la persona y cómo predica con el ejemplo. El tercer factor hace referencia a la comodidad con la que comparto mis intereses, errores y sentimientos sin temor a ser juzgado.

El último factor de la ecuación, que divide a los tres anteriores, es el interés propio. Si tus actos únicamente se dirigen a favorecer tus intereses personales, sin tener en cuenta los de la organización y los de los demás, menor confianza generarás.

En base a estos cuatro factores que conforman la confianza, os planteo las siguientes cuestiones: ¿cuál de estos factores os resulta más fácil/difícil de desarrollar?, ¿consideráis que todos tiene la misma importancia?, ¿cuánta confianza se genera en vuestras organizaciones?

Jordi Bastús Ramírez
jordi.br@psicosoft.com