Psicosoft - La fuerza del reconocimiento y la autoestima: Amígdala e hipocampo

Los 6 pasos para liderar un cambio en tu organización

Muchas veces, y en muchas compañías y sectores distintos, hemos trabajado en proyectos de implantación de cambios: Modelos comerciales, procesos de RRHH, planes estratégicos… las empresas se embarcan continuamente en cambios que afectan directamente a su manera de hacer y que resultan difíciles –y en muchos casos traumáticos– para sus profesionales.

¿Podríamos convertir en un proceso limpio y bien sintetizado el papel de movilización y gestión del cambio en una organización? En algún momento de su trayectoria profesional, el manager se ve obligado a liderar situaciones de esta naturaleza, por lo que establecer pasos claros y bien definidos puede resultar muy útil y clarificador. Estas son 6 estaciones para preparar, gestionar y mantener un cambio organizacional:

  1. Valorar la capacidad y resistencia al cambio: Conocer y evaluar la cultura de la organización nos ayudará a reducir el riesgo implícito en cada proceso de cambio.
  2. Identificar los objetivos y beneficios del cambio: En todo cambio, el ‘change manager’ tiene que identificar claramente cuál es el objetivo, con el fin de argumentar de manera convincente la necesidad del cambio. Hay que definir con claridad que es necesario que los profesionales estén haciendo y diciendo en cada una de las etapas del cambio. De este modo, los colectivos que deben activar el cambio necesitan conocer con claridad el objetivo y, aún más importante, los beneficios que el cambio conlleva.
  3. Obtener apoyos y recursos: Existen siempre figuras y grupos de interés que tienen que mostrar una predisposición y una actitud positiva sobre el cambio. Además, debemos conseguir los recursos que consideremos necesarios para implementarlo posteriormente. La teoría es imprescindible pero no suficiente; siempre hacen falta recursos.
  4. Comunicar y formar a los colectivos clave: A la hora de implementar el cambio, la formación juega un papel fundamental ya que es vehículo para comunicar las directrices definidas y trabajar las posibles resistencias que puedan aparecer. Es imprescindible conseguir la implicación de los colectivos de interés a través del convencimiento… y en eso, la comunicación y formación es clave.
  5. Recoger Feedback inmediato: Los primeros compases de la implantación siempre serán delicados y complejos para todo profesional que se vea afectado o implicado en el cambio. Por eso es el mejor momento para pulsar el estado del cambio deseado y los resultados iniciales de implantación. La información puede ser desoladora, pero posibilita una reacción adecuada y rápida.
  6. Aplicar ajustes y medidas correctoras: Este último paso está relacionado con el anterior, pero también nos habla de la importancia de mantener viva la llama durante más de tiempo y aunque el cambio esté aparentemente superado. Cubrir los gaps, incorporar procesos y políticas necesarias… velar por la mejora continua para acabar de asentarlo.

Estos 6 pasos podrían desglosarse con más detalle en un número mayor de fases o momentos, pero así, resumidos y sencillos, son más operativos y claros.

Jordi Bastús Ramírez
jordi.br@psicosoft.com