Muchos creen que los resultados son cuestión de suerte…

…pero pocos saben que la suerte viene de la mano de la ilusión. En estos momentos en los que el día a día comercial nos presenta situaciones difíciles, ¡hagamos que los objetivos que nos planteamos sean ilusionantes! Los comerciales debemos aprender a querer a los objetivos. ¿Qué significa esto? Poner entusiasmo, cariño y pasión en todas y cada una de nuestras tareas.

Pongamos en nuestro día a día ingredientes que nos ayuden a alcanzar los objetivos sin excusas, sin lamentos, sin justificaciones… Con ilusión, con ganas, con pasión.
[kkratings]

Miguel Gersol García
miguel.gg@psicosoft.com